lunes, 15 de abril de 2013

Declaración Pública del Comité de Impulso del Matrimonio Igualitario



15 de abril de 2013

LA UNIÓN HACE LA TRAMPA

Aunque estamos a dos días de que el Congreso de la Republica decida el proyecto de vida al que las personas homosexuales tenemos derecho en este país; legisle sobre la protección que debe dar el Estado a nuestro amor y finalmente cumpla el mandato de la Corte Constitucional de reconocernos como familia, desde ya estamos viendo el espectáculo degradante de unos senadores que vendieron nuestros derechos a cambio de votos.

Algunos congresistas, en aras de cumplir acuerdos electoreros, han decidido crear un gueto, una segregación, un apartheid jurídico, inventándose una figura llamada “unión solemne”, válida solo para parejas del mismo sexo, es decir, quieren crear una ley para formalizar la discriminación. A nadie se le ocurriría crear un matrimonio especial para personas afro o uno para indígenas,  pero los congresistas han decidido crear uno para personas homosexuales, de manera que puedan seguir manteniéndonos aislados y destinados a ser ciudadanos de segunda clase.

El único propósito es eludir el mandato de la Corte Constitucional que señaló : “las uniones de parejas de personas del mismo sexo son familia…, tienen derecho a la plena protección que concede el artículo 42 de la Carta Política a esta institución”.

No sería la primera vez que se inventan esto. Antes de tener el derecho al voto en Colombia, a las mujeres no les daban cédula de ciudadanía, sino una “tarjeta de identidad” expedida por la Administración de Correos, que les servía de identificación puesto que se les habían reconocido unos derechos, pero aún no podían votar. En esa época, hace más de 50 años, se crearon dos formas de identidad, una para hombres y una para mujeres, con el objetivo de mantener a las mujeres en una condición de inferioridad y fue el Estado el que ayudó a esta discriminación.

La “unión solemne” como quieren llamar estos congresistas, a esta figura forzada y discriminatoria, no tiene soporte jurídico y su régimen legal es completamente incierto, lo que generaría confusión en jueces y notarios, obstaculizando aún más, el acceso de las parejas del mismo sexo a su protección legal y constitucional; por eso no han querido aclararle a la opinión pública, qué diferencia existe entre esta “unión solemne” y la Unión Marital del Hecho, que reconoció la Corte Constitucional en 2007 a las parejas del mismo sexo.

No lo han aclarado porque saben que es lo mismo y su único propósito al cambiarle el nombre es intentar engañar a la Corte, a los ciudadanos y ciudadanas homosexuales, que esperamos impacientes que nos respeten nuestros derechos y a la democracia en general, con tácticas engañosas y clientelares, así como figuras claramente discriminatorias.

Si la supuesta “unión solemne” tiene los mismos derechos que el matrimonio, entonces simplemente no se justifica crearla. Esto es anti-técnico jurídicamente, absurdo e incluso costoso económicamente para el Estado Colombiano. Si la nueva figura que proponen crear es igual en requisitos y consecuencias, entonces es claro que quieren inventarse una figura para restringirnos el derecho a la igualdad. No existe otra explicación.



Como hijos, como padres, como amigos, como compañeros, como profesionales, como trabajadores, como ciudadanos y ciudadanas, como colombianos o simplemente como seres humanos que amamos y somos amados, exigimos al Congreso que no siga tratándonos como inferiores, que no genere una figura que causa discriminación, que no siga pisoteando nuestros derechos, que no trate de engañarnos con la reedición de una figura de “tarjeta de identidad” ahora llamada “unión solemne”, cuando debemos tener derecho a la cédula de ciudadanía, es decir, al matrimonio.

Llegó la hora de reconocernos iguales, como los ciudadanos que somos, que pagamos impuestos, que le aportamos al país. Señores y señoras congresistas, ojala ustedes no sean inferiores a este deber histórico.

Comité de Impulso por el matrimonio igualitario

Colombia Diversa
Grupo de Mamás Lesbianas
Colectivo de Hombres Gay
¡Bogotá se Respeta!
Orgullo LGBT
Caribe Afirmativo
Polo de Rosa
Red Interuniversitaria por la Diversidad de Identidades Sexuales REDDES
Grupo Estudiantil de Diversidad Sexual y Géneros de la Universidad Distrital  UD.ES.IGUAL
Grupo de Apoyo y Estudio de la Diversidad de la Sexualidad de la Universidad Nacional de Colombia GAEDS-UN
Prisma del Lago
Grupo de Apoyo y Acompañamiento por la Diversidad de Expresiones Juveniles Organizativas
Corporación Femm
Pink Consultores
Bogotá Neo Queer Rockers
Café por la Diversidad
Divergen

2 comentarios:

  1. Claro que si! De corazón, los apoyo totalmente en su lucha. Tienen derecho a ser reconocidos y a que no se piense que es lo mismo un DICCIONARIO, que una BIBLIA. Las palabras MATRIMONIO y FAMILIA, no son de uso exclusivo de ninguna creencia religiosa. Son del Español y como tal, no van ligadas a la aprobación de nadie. Colombia! Ya es momento de entender que la base de nuestros problemas ha sido la intolerancia y la desigualdad!
    SANDRA LILIANA DUQUE VANEGAS

    ResponderEliminar
  2. Yo antes apoyaba esa idea de union solemne. soy estudiante de derecho y debido a un trabajo me informe demasiado sobre el matrimonio igualitario y ahora me doy cuenta que la union solemne solo seria otra forma de discriminar a su comunidad ,ustedes tambien aportan y son iguales a nosotros. aunque el congreso rechazo el proyecto sigan con su lucha,los admiro mucho y de corazon siempre los apoyare

    Pd: recuerdo que en mi universidad me bajaron la nota por haberlos apoyado. cuyo lema el de mi universidad es ciencia y libertad no se donde queda la libertad de expresion pero para mi valio la pena

    ResponderEliminar