martes, 16 de abril de 2013

Escuela de Estudios de Género de la U. Nacional da el SI al Matrimonio Igualitario

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS
ESCUELA DE ESTUDIOS DE GÉNERO

Bogotá, abril 15 de 2013 
COMUNICADO

La Escuela de Estudios de Género de la Universidad Nacional de Colombia
apoya la iniciativa de Matrimonio Igualitario

Las pasiones virulentas que ha desencadenado el debate actual sobre el matrimonio igualitario son reveladoras de la importancia que reviste este asunto para la sociedad colombiana.  La falta de reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo género –o la existencia de figuras alternativas- constituyen un claro escenario de discriminación por orientación sexual. El ejercicio de las libertades democráticas y el libre desarrollo de la personalidad humana incluyen las dimensiones de la orientación sexual y la identidad de género, demandando ciudadanía plena para quienes se apartan de la norma heterocentrada y superando los escenarios de segregación social y legislativa que aún persisten en el país.

Nuestro apoyo a la iniciativa de Matrimonio Igualitario se funda en la amplia experiencia de esta unidad académica y en su compromiso contra todas las formas de exclusión.  La Escuela de Estudios de Género es  pionera en el desarrollo de este campo en Colombia, cuenta con programas de posgrado en Estudios de Género desde 1994 y realiza investigación del más alto nivel.  El Grupo Interdisciplinario de Estudios de Género (reconocido por Colciencias en la categoría A1) y, en particular, una de sus líneas,  Biopolítica y Sexualidades, estudia en profundidad los diversos discursos y prácticas de intervención y gobierno de la sexualidad en las sociedades latinoamericanas, entre ellos los derechos civiles, sexuales y reproductivos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgeneristas e intersexuales. 

Los resultados investigativos de la Escuela de Estudios de Género, obtenidos con la metodología rigurosa propia de este centro académico permiten afirmar que:

1)     La actuación del Estado tendiente al aseguramiento de la igualdad, empieza por acciones concretas de reconocimiento y restauración de derechos de minorías históricamente discriminadas. Una sociedad que no reconoce los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas no es una sociedad democrática.

2)     Si bien la homosexualidad ha sido reconocida por la sociedad colombiana como una orientación sexual posible, los avances en relación con la lucha contra la homofobia siguen siendo parciales y escasos.

3)     Las parejas del mismo sexo en Colombia existen, tienen vocación de permanencia, conforman familias y deben ser protegidas por el Estado.

4)     La equiparación de derechos entre parejas conformadas por un hombre y una mujer con aquellas constituidas por personas del mismo sexo representa un mensaje pedagógico para la sociedad colombiana, en su conjunto, sobre el principio constitucional de igualdad y no discriminación. El matrimonio igualitario apunta a esa equiparación, que se vería aminorada con el recurso a figuras alternativas al matrimonio.

5)     La orientación sexual de madres, padres o familiares cercanos no genera per se resultados desfavorables en la crianza de niños y niñas. Lo que sí les afecta profundamente es la discriminación que sus familias sufren, y la situación de desprotección en la que se encuentran, favorecida en muchos casos por legislaciones que las ubican en situación de desigualdad. Aprobar el matrimonio igualitario en Colombia escrucial para el reconocimiento de la plena ciudadanía, no sólo de la población no heterosexual sino también de sus hijos e hijas y de sus familias. 

Como ya lo ha hecho la Corte Constitucional, al reconocer que la heterosexualidad no es un requisito para conformar una familia y que en efecto las parejas del mismo sexo conforman familias (Sentencia C-577 de 2011), el Congreso de la República está en mora de reconocer los derechos de las parejas de lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas, sumándose con ello a la lucha contra la discriminación fundada en prejuicios sexuales y de género. Hacerlo es un logro para la sociedad colombiana en su conjunto, ya que contribuye a reforzar la importancia de defender la igualdad de derechos como un bastión de la  justicia y equidad que deben caracterizan a un estado social de derecho.

Descargar comunicado aquí.

2 comentarios:

  1. ¿Porqué el matrimonio gay no se puede aprobar? la pregunta debería ser: ¿porqué el matrimonio heterosexual si fue protegido por la constitución desde siempre? La respuesta es porque en ningún momento se busca consagrar los gustos de la mayoria en la carta magna. El matrimonio unico tradcional es protegido por la constitución, porque aporta a la sociedad. Aclamar el matrimonio gay, no es sino imponer a los gustos sexuales de una minoría a todo un país. No es cuestión de gustos, sino de la razón por la que existe el matrimonio en primer lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde siempre no, desde 1991, es decir el siglo pasado.
      Así como evolucionamos con respecto a la esclavitud y los derechos civiles de los afrodescendientes, frente a el sufragio femenino, frente a la posibilidad del divorcio, frente a los derechos laborales de las mujeres,también tenemos que evolucionar en cuanto al matrimonio igualitario.

      Decir que el matrimonio tradicional aporta a la sociedad es una falacia, por que entonces ¿de dónde vienen las personas que hacen mal a un país? De uniones homosexuales no, de uniones heterosexuales. Los niños abandonados son producto de uniones heterosexuales y bueno además de Hitler, Torquemada, Uribe Vélez, Tiro Fijo, los hermanos Castaño, todos ellos vienen de uniones heterosexuales (hasta que se demuestre lo contrario) por tanto ¿por qué seguir la falacia de que son algo que aporta?

      Por otro lado el matrimonio igualitario no es imponer los gustos sexuales de una minoría, a usted no se le va a obligar a casarse con otro hombre o mujer (según sea su caso), ni siquiera se va a obligar a la comunidad LGBT a contraer matrimonio (cosa que si hacen algunos heterosexuales con parejas en unión libre).

      Y si bien vamos a hablar de la razón por la que existe el matrimonio en primer lugar, muchos detractores dicen que es la procreación, pero yo personalmente pienso que esa es una visión muy reducida del ser humano, porque como pareja y como personas hacemos miles de cosas no solo traer hijos al mundo, es más si eso fuera cierto los matrimonios entre personas estériles deberían darse a nulidad igual que los de personas mayores de sesenta años.

      El matrimonio como derecho es precisamente un derecho, no vamos a hablar ni de la Biblia ni de la Thorá ni de nada más, de libre derecho de cada quién ser reconocido frente al Estado sin ser discriminado por razón de raza, género y orientación sexual.

      Eliminar