jueves, 15 de agosto de 2013

Una procuraduría que entorpece


Los avances que se han registrado en el país en el tema del matrimonio igualitario son innegables. Sin embargo son desconcertantes las acciones de la Procuraduría General de la Nación, que se ha empecinado en obstaculizar ese progreso y en cambio, busca entorpecer los reconocimientos que la Corte Constitucional ha dictaminado frente a las parejas del mismo sexo. 
 
Sorprende que mientras hemos denunciado crímenes, abusos y homicidios contra la población LGBTI, la Procuraduría insista en mostrarse como un órgano obstaculizador y no actúe frente a la violación de los derechos humanos de la comunidad.

De eso hemos sido testigo los colombianos. Cada día, montones de noticias evidencian la preocupación que tiene ese organismo por retrasar los procesos y minimizar los derechos de la población LGBTI. El procurador Alejandro Ordoñez ha pedido que se entreguen informes a su entidad sobre solicitudes de matrimonio de parejas del mismo sexo, a las procuradurías regionales, judiciales y provinciales, a las personerías, a los juzgados civiles municipales y promiscuos municipales.  

Además la Procuraduría presentó 6 recursos legales con el fin de detener el matrimonio entre Carlos y Gonzalo, que fue celebrado el 24 de julio por el Juzgado 67 Civil Municipal de Bogotá. No siendo suficiente, la entidad presentó una queja disciplinaria contra la jueza que casó a esa pareja. La Corte Constitucional rechazó la petición de nulidad de la Sentencia C-577 de 2011 que permite la unión entre las parejas del mismo sexo, y que había sido interpuesta por el Procurador. 

Y aunque denunciemos que entre 2010 y 2011 fueron asesinadas 280 personas de la comunidad LGBTI, que 58 de esos homicidios presentaron indicios de haber sido cometidos por prejuicio, que entre esos años se registraron 63 casos de abuso policial de los que 50 fueron agresiones físicas y verbales principalmente contra mujeres transgeneristas y hombres gay, la procuraduria no ha intervenido ni una sola vez en ningún proceso judicial por homicidio, o ha ejercido su influyente poder frente a los abusos policiales contra esta población. 

En cambio, el Procurador insiste en interponerse a los matrimonios y tomarse atribuciones que le han ocasionado hasta un “jalón de orejas” por enfrentarse con la Corte Constitucional y reiterados enfrentamientos con el Fiscal General de la Nación

La Procuraduría está presente para oponerse a cada una de las solicitudes de matrimonio entre parejas del mismo sexo, mientras que frente a los crímenes cometidos contra la población LGBTI no hace absolutamente nada, y ni siquiera da instrucciones precisas de cómo interesarse por las víctimas en estos procesos, como si lo hace para intervenir negativamente en los de matrimonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario